Pastel turco de yogur ( Gordon Ramsay )

La receta de este pastel pertenece, o al menos la ha hecho famosa el cocinero, Gordon Ramsay, el famoso chef, presentador de varios programas y concursos culinarios.



El pastel es muy sencillo de hacer, con apariencia de tarta de queso y un gran sabor, lo que le hace un postre perfecto, al menos para mí.

Ahí va la receta , tal y como yo la seguí.


INGREDIENTES:

6 huevos
150 gr de azúcar
75 gr de harina normal
1/2 cucharadita de levadura ( de las de postre)
600 gr de yogur espeso, tipo griego (aunque el pastel se llame turco)
zumo de 1/2 limón
una pizca de sal

Para la cobertura :
1 vaso de agua
1 vaso de azúcar
unas gotas de agua de azahar
ralladura de naranja y de limón (una cucharadita mezcladas)



PREPARACIÓN:


Precalentamos el horno a 160º y elegimos el molde, yo en este caso,en uno de pirex ovalado, pero en uno redondo desmontable también queda bien y además quedará mas alto.
Lo engrasamos.
Y empezamos a preparar la mezcla.
Separamos las claras de las yemas. Montamos las claras a punto de nieve y batimos las yemas, junto con el azúcar hasta conseguir una crema clarita.
A las yemas batidas, les añadiremos la harina con la levadura y la sal.

Ahora incorporamos el yogur con el zumo de limón y mezclamos bien.

Por último añadimos las claras y las mezclamos con movimientos envolventes y muy delicadamente, para que no se bajen.
Nos tomanos el tiempo que haga falta par que queden bien integradas.

Ahora ya sólo nos queda verter la mezcla en el molde y hornearlo durante una hora. 
Durante el horneado el pastel se infla bastante y luego al sacarlo del horno baja bastante, no os asustéis, es así como debe ser para que queden los bordes como doblados.

Una vez sacado del horno, lo dejamos enfriar.

Mientras hacemos el almíbar,poniendo en un cazo el agua, azúcar, azahar y ralladuras. Lo dejamos cocer hasta que espese un poco.

Una vez frío el pastel y el almíbar, lo vertemos por encima y listo, a degustarlo y disfrutar de lo esponjoso y delicioso que resulta.

































Pastel de queso japonés

Este pastel japonés de queso, o tarta de queso, se caracteriza por la esponjosidad . Es como si se deshiciera en la boca. 
Delicado, sabroso y  apariencia irresitible, hacen de él un postre indispensable en nuestro recetario.
Vamos a la receta.




INGREDIENTES:

250 gr de queso crema, tipo Philadelphia, mascarpone....
140 gr de azúcar
120 gr de harina, (la mitad, mas o menos de Maicena)
100 ml de leche entera
50 gr de mantequilla a temperatura ambiente
6 huevos, separadas claras de yemas.
1 pizca de sal
1 cucharada de zumo de limón
1 sobre de gasificante ( el sobre morado)




PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será preparar el horno, poniéndolo a unos 160º y colocando sobre la bandeja un recipiente con agua, en el que quepa nuestro molde, ya que hornearemos el pastel al baño maría.

Mezclamos las dos harinas y las tamizamos. Separamos las claras de las yemas. Reservamos.

Mezclamos en un bol el queso crema, la mantequilla y la leche, todo a temperatura ambiente, con la batidora.
Añadiremos las yemas, las harinas, la sal y el zumo de limón y volvemos a batir bien, hasta que esté todo bien integrado. Reservamos.

Montamos las claras, preferiblemente en un recipiente de acero inoxidable.
Iremos montándolas con las varillas eléctricas a baja velocidad e incorporando el azúcar y el sobre de gasificante, poco a poco....
Una vez integrado todo y cuando las claras ya estén montándose, aumentaremos la velocidad de las varillas, hasta conseguir punto de nieve.

Ahora mezclaremos las claras montadas con la masa anterior ( la del queso) con movimientos envolventes y delicados ( muy importante no acelerarse ).

Introducimos en el horno, (metiendo nuestro molde dentro del recipiente con agua, recordad baño maría) y horneamos aproximadamente sobre una hora o un poco menos, (depende del horno) a 160º.

Pasado ese tiempo, apagamos el horno y dejamos el pastel reposar con la puerta abierta, durante unos minutos.

Se puede servir con mermelada de fresa,  coulis de fresa , azúcar glas por encima....

Como consejo os diré que mejor fría y pasadas unas horas.














Torta de aceite rellena

Una alternativa a la pizza italiana con aires más españolitos, eso sí, dependiendo del relleno. Ideal para una cena rápida o llevar al campo, como complemento de una barbacoa...etc...
En este caso yo me he decidido por un relleno que nunca falla. 
Ahí os lo dejo:





























INGREDIENTES: 

1 Torta de aceite
Jamón de York
Queso ( en este caso gouda, pero puede ser cualquiera)
Bonito en aceite ( escurrido) 
Pimientos del piquillo  (cortados en juliana, mejor)
Anchoas , como no, del Cantábrico.
Mayonesa (Opcional)

PREPARACIÓN:

Pues la preparación no es ni mas  ni menos que como si hiciéramos un bocata, pero tamaño familiar. Abrimos la torta e iremos colocando los ingredientes bien repartidos por toda la superficie, en capas; jamón, queso, bonito, pimientos, anchoas y por ultimo mayonesa. Las cantidades según el gusto y el hambre del consumidor.
Tapamos con la otra parte de la torta y listo. 
Cuanto más tiempo reposa mejor sabe.
Como veis es una receta muy fácil, que seguro os saca de un apuro en mas de una ocasión y encima os hace quedar como reinas o reyes. 

¡¡Buen provecho!!




Tarta Guinness (cerveza negra)

Esta tarta  es un descubrimiento tanto por su sabor como por su aspecto. No deja a nadie indiferente y eso si, si la pruebas....repites, y repites, y repites....
























INGREDIENTES:
- 250 ml de cerveza Guinness
- 250 gr. de mantequilla
 - 75 gr. de cacao en polvo
- 400 gr. de azúcar 
- 250 gr. de harina
- 1 cucharadita de vainilla liquida
- 1 sobre de levadura química
- 140 ml. de nata líquida 35% MG
- 2 huevos
PARA LA COBERTURA (FROSTING):

Una tarrina de philadelphia
150 gr de azúcar glas
250 gr de nata para montar





PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será poner la cerveza en un cazo y llevarlo al fuego. Cuando esté caliente añadimos  la mantequilla cortada en dados y removemos hasta que se disuelva completamente.
Reservamos.

En un bol, mezclamos el cacao, el azúcar , la harina y la levadura .
En otro bol, pondremos la nata, los huevos y la vainilla, y lo mezclamos con unas varillas, hasta que quede una mezcla homogénea. Después añadiremos la cerveza con la mantequilla a esta mezcla y volveremos a mezclar bien.
Ahora iremos mezclando esta masa a los ingredientes líquidos, poco a poco y mezclando bien, hasta conseguir una mezcla sin grumos.
pasamos la mezcla a un molde engrasado y lo introducimos en el horno , precalentado a 180º, durante unos 45/50 minutos(hasta que al pincharlo con un palo de brocheta salga limpio , como siempre).

Lo sacamos del horno y dejamos enfriar. 
 Mientras haremos el frosting. Para ello montaremos la nata bien fria, y en otro bol mezclaremos bien el queso con el azúcar glas. Después uniremos las dos con movimientos envolventes .

Una vez frío el bizcocho vertemos el frosting por encima, dejando que caiga por los lados. No lo coloquéis demasiado, el efecto que debe dar es como si fuera la espuma de la cerveza.

Se conserva en frío hasta un rato antes de comer. Sacadla una media hora antes del frío, para que el bizcocho coja temperatura y podáis disfrutar de todo su sabor.

NOTAS:
 No sabe a cerveza.
Al calentar previamente la cerveza el alcohol se evapora, con lo que los niños pueden comerla tranquilamente.
Seas o no chocolatero, te encantará su textura y su sabor. 
100% recomendable.








Tarta mousse de Fresas

Una tarta fresca, suave y con mucho sabor. Como siempre al ser mousse da sensación de ligereza y es un placer degustarla.
Definitivamente las tartas mousse son siempre un éxito.

INGREDIENTES: (Para unos 8/10 personas)

Para la base: 

Sobaos desmigados o galletas trituradas con mantequilla.

Para la mousse de fresas:

500 gr de fresas 
300 gr de Philadelphia
200 gr de azúcar
500 ml de nata para montar
9 hojas de gelatina

Para decoración:
5/6 fresas grandecitas 
 2 cucharadas soperas de azúcar 

PREPARACIÓN:

Empezamos con la base. Desmigamos los sobaos y los disponemos en el fondo de un molde desmoldable o como hice yo, que facilita el trabajo, colocamos el aro del molde sobre la base donde vayamos a presentar la tarta , y vamos aplastándolo hasta cubrir todo el fondo y que quede igualado.
 Si usamos sobaos , como ya llevan mantequilla yo no les pongo nada. Si usamos las galletas lo que haremos será, triturarlas hasta formar polvo y añadiremos mantequilla derretida hasta que podamos "amasarlo" y esparcirlo por la base. 
Un rulo de galletas maría por ejemplo, o la mitad de un rulo de digestive. 
La mantequilla pues unos 100 gr.

(Os hablo siempre teniendo en cuenta el molde que uso que es de 26 cm.)

Una vez hecha la base, pasamos a hacer la mousse.
Para ello lavamos muy bien las fresas y les quitamos el rabito. Guardamos 4 o 5 grandes  para adornar. Troceamos  las demás y ponemos en un cazo junto el azúcar, cociéndolas hasta que llegue a ebullición , que bajaremos el fuego. Dejamos unos diez minutos más a fuego flojo , retiramos y pasamos por la batidora, haciendo un puré. Apartamos medio vasito , por ejemplo, para decorar (opcional) y reservamos el resto.

Hidratamos la gelatina en agua fria, durante unos diez minutos.
Pasado ese tiempo las sacamos , secamos y añadimos una a una al puré, aún caliente, y vamos disolviendo ayudándonos con una cuchara de madera.

Cuando el puré esté casi frio, añadimos el queso y batimos. Reservamos.

Ahora montamos la nata. Añadimos un par de  cucharadas de nata , ya montada, al puré y mezclamos enérgicamente , para igualar la textura.

Después añadiremos toda la nata , ésta vez con movimientos delicados y envolventes.
Cojemos las fresas que habíamos reservado y las cortamos en láminas, que iremos disponiendo alrededor del aro del molde ( se pegan a él por si mismas).
Volcamos la mousse sobre la base, damos unos golpecitos para que se reparta bien y metemos en el frigorífico hasta que cuaje (unas tres horas, aunque siempre mejor al día siguiente o tras 12 horas).

Por último , cuando ya haya empezado a cuajar , tras media hora de frío, le ponemos por encima el puré que habíamos reservado haciendo algún tipo de dibujo. Opcional. Sola queda fantástica también.
Seguimos cuajando.

Pasado el tiempo de reposo, ya estará cuajada y podemos quitarle el aro del molde. Podemos ayudarnos de un cuchillo para los bordes.
Queda espectacular y el sabor buenísimo. 































* La decoración es al gusto de cada uno. Yo os pongo esta pero podéis dejarla tal cual, o ponerla algún adorno de chocolate, fresas encima......






LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Blogging tips